Diario de cuarentena: Sábado 18 de abril de 2020

diario-de-cuarentena-espana-coronavirus-18-abril-2020

Pablo Ariza:

No he visto a la mujer mayor en la ventana, pero sí había luz en su casa. Quizá, simplemente, no le haya apetecido salir a aplaudir. A mí me pasa algunos días. Desperté casi al mediodía, me ha dado por acostarme tarde escuchando alguna entrevista. A veces, también recurro a programas de misterio y conspiraciones. Desde la distancia, claro. Me gusta escucharlos más que verlos. Hablo de Iker Jiménez, por si alguien duda. Un buen comunicador. Pero anoche no fue así, decidí que iba a caer en las garras de Morfeo escuchando a ‘El loco de la colina’, Jesús Quintero. Entrevistaba a Julio Anguita mientras me debatía entre rendirme –eran las tres de la mañana– o seguir soñando con imitar los silencios de Quintero en sus entrevistas. Me recomendaron una película que habla sobre el rastro del dinero. Si oyeron hablar sobre los ‘Panama Papers’, vean ‘The laundromat: dinero sucio’. Para rematar estas líneas y no faltar a la tradición, mientras escribía recibí un mensaje de mi mejor amiga. Me mandó una foto que le hice en Elanchove. Ay, los recuerdos. ¿Saben de dónde es la única foto que llevo siempre en la cartera? No podía ser de otra forma.

Karen Pinto:

La tarde se me ha pasado volando porque he hecho una videollamada con Alba, Oihane y Javi durante tres horas. Al ver la hora, no podíamos creer lo rápido que se nos ha pasado el tiempo. Hemos hablado de muchas cosas y hasta hemos hecho planes para cuando ellos vayan a Colombia a visitarme. Les he contado maravillas, porque es un país hermoso y diverso y sé que les van a encantar todos los lugares que visitemos. Pero sobre todo les va a gustar mucho la gente, que es muy divertida y cariñosa. Y a lo mejor, Alba y Javi, en el transcurso del viaje, no solo se enamoran del país, sino que incluso encuentran a sus mitades y hasta se quedan una temporada; por soñar… Les he dicho que si van, ‘ligarían’ mucho así que, quién sabe, todo puede pasar…

Cirilo Dávila:

En ciberseguridad se dice ‘no te preguntes si vas a ser atacado, pregúntate cuándo vas a ser atacado’. En este confinamiento nuestro de cada día, tenía interés en conocer algo más del hampa digital y he hablado con un empresario, Roberto López, que sabe navegar en mares de pirañas.

Gestiona la seguridad informática de firmas y empresas claves en este país. Dispone de información sensible y, eso, para un periodista es tan tentador como la fruta prohibida.

Antes nos advertían ecuerda que ‘polvo eres y al polvo volverás’. Ahora somos una ristra de datos. Big data. El hecho diferencial es quién los usa y para qué. Incluso, ¿quién vigila al vigilante? Este experto me aclara que hay amenazas como las redes zombis que no tienen patria. Navegan bajo una bandera con dos tibias y una calavera, como cantaba Sabina.

Los ciberdelincuentes buscan piezas de caza mayor, bancos y la desestabilización de empresas o países, sin descuidar incautos particulares. Pescan en estos tiempos revueltos. De hecho, me informaba este empresario madrileño, los ataques a instituciones claves del país son constantes.

Dado que hasta el presidente del Gobierno habla en términos bélicos, en esta guerra hay varios campos de batalla, no solo el sanitario. Un apagón digital nos llevaría a la noche más oscura. Por eso, son muchos los candidatos al aplauso de las ocho. Mientras algunos intentamos conciliar el sueño, otros nos mecen la cuna. «Solo los niños piensan que esto es cuento», me ha deslizado como último recado Roberto López, respetuoso con la confidencialidad.

Berta Pontes:

Valladolid. Quizá hoy haya sido el día más triste de toda la cuarentena. No es que haya pasado nada malo, pero no ha pasado lo que tenía que pasar. En Peñafiel, un pueblo cercano al mío, se debería estar celebrando el fin de semana de Charangas. Es una fiesta en la que miles de personas (20.000 el año pasado) nos juntamos alrededor de estas típicas agrupaciones musicales mientras recorren el pueblo tocando sus canciones. Pues este año no ha podido ser, como tantas otras cosas… Llevaba meses esperando esta fecha y fiestón, pero si se celebran en octubre como dicen desde la organización, va a ser aun mayor. Ya lo creo que sí.

En mi lista de planes pospuestos, que no cancelados, está el cumpleaños de un muy buen amigo mío. De los mejores. La solución que hemos encontrado ha sido celebrarlo de manera virtual disfrazándonos y bebiendo cerveza a su salud.

Por cierto, la bandera del Athletic ondea en mi balcón y la pena de no poder estar jugando se ha sentido en una casa vallisoletana pero con corazón vasco.

Gorka Seco:

Hoy ha sido un día diferente. Suena raro, lo sé. De confinamiento parecen todos los días iguales. Pero hoy notaba que no era como el resto de días. Se sentía que era sábado.

Ha hecho un tiempo un tanto cambiante, por lo menos aquí en Etxebarri. Es algo de lo que no me suelo fijar en exceso, pero hoy sí que se ha notado inestable. Aunque, he de admitir que no se afronta el día de igual manera si hace mal tiempo que si hace un sol radiante, a pesar de estar en casa. Creo que soy de esos a los que el buen o mal tiempo les puede llegar a determinar el estado anímico, aunque tengo la sensación que cuando hace malo tampoco me afecta en exceso.

Ana Gil:

Los sábados de cuarentena tienen un aire especial. No hay diferencia entre un lunes o un jueves. Los días pasan sin ton ni son. En este piso, los sábados son de reunión. Ya vamos por el sexto e intentamos hacer cosas que se salgan un poco de la monotonía de entre semana. Hoy hemos jugado al Carcasone. No es algo extraordinario, pero descubrir un juego nuevo y adentrarme en él me ha evadido de todo. Cuando nos hemos dado cuenta eran las once de la noche. Hemos atacado a la nevera y hemos preparado una especie de cena improvisada. Muy cutre. No sé en qué momento han llegado las cuatro y media de la mañana. Entre cervezas e historietas el tiempo ha pasado volando. Estos días es momento de echar de menos, pero me siento una afortunada de poder compartir esto con dos amigos. Habrá que buscar más planes de fin de semana. Hoy han anunciado que nos quedaremos en casa hasta el 9 de mayo. Como mínimo.

Pablo Sáenz:

Historia de un día que no llegó (parte 2/3).

Día 2: el partido.

Sevilla. Hora de comer. Nos hemos juntado con Xabi y sus amigos. Ya estamos todos. Este es el primer descanso que hacemos desde que salimos de San Sebastián y llegamos a las tierras del sur. De bar en bar y de tapa en tapa, así nos están cuidando los sevillanos a las dos aficiones vascas. Hay complicidad, emoción, abrazos y apuestas, muchas apuestas. Hoy está en juego alcanzar la gloria, levantar la Copa y hacer historia. Solo de pensarlo me entra un escalofrío que me eriza la piel. Ganen o pierdan los de Zubieta, siempre orgulloso de ellos. Lo dejo aquí. Me toca pagar la siguiente ronda. Mañana espero poder traer buenas noticias. #GoazenErreala.

Franklyn Amaya:

Me preocupa la situación en Honduras, los casos de coronavirus cada día aumentan y, las autoridades en vez de fortalecer las medidas que ya se han decretado para evitar la propagación de contagios, han optado por permitir que se abran comercios donde se venden productos que no son de primera necesidad, todo por presiones de la empresa privada, que su prioridad siempre es llenarse los bolsillos de dinero y no en favor de la salud del pueblo. Si bien es cierto, se seguirá implementando la medida de que solo se pueden abastecer aquellas personas, cuya terminación del ultimo digito de su tarjeta de identidad, coincida con el día de la semana que se tiene establecido para esa terminación; sin embargo, siento que no es tiempo de aflojar con las restricciones, porque se puede pagar el precio más adelante.

Laura Tambo:

En estos momentos, más que nunca en mi vida, me gustaría convertirme en mi yo de los doce años, bueno… o de ahí para abajo me conformo con cualquier edad. Después de lo que ha dicho Pedro Sánchez en su comparecencia creo que más de uno, y de dos, habrá deseado lo mismo. Qué falta me hace el aire fresco sobre mi cara, o los rayos de sol golpeándome detrás de los cristales, pero no del salón, sino de mis gafas de sol. Pero bueno, ya es un día más, o menos. Todo es cuestión de perspectiva.

Por lo que respecta a mi día ha sido de lo más normal. Eso sí, durante todo el sábado se ha celebrado la no Copa del Rey en Bilbao. Los balcones se han llenado de banderas del Athletic y se ha escuchado el himno en muchos rincones de la ciudad. No han faltado vídeos pululando por las redes sociales en los que se veía como los aficionados festejaban este día de alguna manera a pesar de la cancelación de la cita en Sevilla. Pero es que no hay cuarentena que pueda hacer olvidar a los rojiblancos una fecha como la de hoy.

Luis Ramírez:

Cuando sos pequeño te preguntan a cada rato qué querés ser cuando seas grande. Como si uno no estuviera ocupado jugando. Yo siempre decía que quería ser médico. Cuando crecí, fui abandonando ese deseo por una razón muy simple, no se reían de mí. Yo dejé mi futuro en la medicina porque no quería un trabajo con horarios extenuantes y que me pudieran llamar en cualquier momento para atender una emergencia. Y terminé siendo periodista… Bueno, pueden reírse un poquito. Estos días he pensado qué haría el Luis médico que nunca existió frente a una pandemia. La verdad, no tengo la respuesta. Mi admiración y respeto por todas esas personas que ven de frente al monstruo. Aunque no hubo Luises cajeros de supermercados, Luises repartidores o Luises recogedores de basura, también admiro y respeto a todas esas personas que de igual manera deben salir a trabajar en medio de la crisis sanitaria. Ya han recibido muchos agradecimientos, pero nunca serán suficientes, acá va otro más: muchas gracias.

Iván Benito:

Habla Pedro Sánchez. Tiene un corte de pelo perfecto y a mi me rebosa tras las orejas. Mi espejo es Fernando Simón. Parece que los días de lluvia los perros no tienen tantas ganas de mear. Ahora que van a salir los niños, ¿querrán mojarse?. Me los imagino haciendo un corte de mangas a lo Van Bommel celebrando un gol en el Bernabéu o una peineta como Iván le enseñó a hacer a Paula en ‘El Internado’. No se me ocurren metáforas más globales, pero los que lo hayan vivido se lo imaginarán a la perfección. Para acabar, otra cuestión. ¿Les quedarán ganas de ser médicos a los niños después del coronavirus?

Irene Echazarreta:

Logroño. En estos días me asombro a mí misma de los giros y cambios de humor que puedo llegar a tener según avanzan las horas. Tan pronto estoy feliz, como irascible e irritable, perezosa o alegre de nuevo. Es como un círculo vicioso que va variando y alternando hasta volver a empezar. Todo por culpa del confinamiento, claro. Y es que lo que menos me gusta es estar ausente, estado al que recurro en ciertas ocasiones para aislarme en esta etapa. Pero vuelvo de nuevo y con más fuerza que nunca.

Mikel Huerta:

Santurtzi. Día para recordar. A pesar de que este maldito virus nos ha robado un día histórico a los vascos, las aficiones tanto del Athletic como de la Real, hemos dado ejemplo ante todo el fútbol. Y es que lo que se ha vivido hoy desde los balcones, ha sido memorable. Aquí en Santurtzi, por todos los barrios sonaban canciones como el himno del Athletic, ‘Txoriak txori’, ‘Lau teilatu’,… y todo decorado de zurigorri. Fíjate que hemos sacado hasta la Gabarra. Gestos e iniciativas que sirven para amenizar este confinamiento y que ayudan a sobrellevarlo. Pero aún así la nostalgia ha sido compañera durante todo el día. Además una tercera prórroga del Estado de Alarma parece ya indescartable. Como se ha comentado anteriormente por ahí, ¿alguien sabe cuando llegaremos a los penaltis?

Fernando González:

Hoy nos alejamos de la política. La cuarentena se amplía de forma oficial, aunque siendo sincero yo ya esperaba como mínimo el encierro hasta el 10 de mayo. Esperemos que sea la última prórroga de este sufrimiento.

En la cocina hoy me he acercado a mi comida mexicana. He conseguido una lengua entera de ternera, por primera vez me encaminaba a elaborar uno de mis tacos favoritos, los de lengua. Tras más de tres horas de cocción de esta parte viscosa y suave de la vaca. Nos enfocamos en elaborar los frijoles, quesadillas y las fajitas. Esta última que toda España piensa que se come en México, cuando en realidad no es lo común, solo en ciertas zonas del país se consume. Pero bueno, son de muy buen gusto y bien recibidas por todos.

Fue una noche diferente. Una velada, que me recuerda a ciertas reuniones nocturnas en Guadalajara, donde el alcohol, la música, las risas y la buena compañía acompañaban todas los encuentros. Ojalá pronto volvamos a la normalidad.

Oihane Irazu:

Ha sido un dia de pensar en que estaríamos en Sevilla, a estas horas (23:03) celebrando nuestra 25 copa. Porque está claro que juguemos cuando juguemos la ganaremos. Es verdad que la Real Sociedad juega mejor, pero nosotros somos once aldeanos con un abuelito que quiere sacar la gabarra para retirarse tranquilo. Y sé que así será. Además, nosotros estamos acostumbrados a jugar finales (3 de copa, 1 supercopa ganada y una de UEFA en los últimos diez años), y los txuriurdines no saben lo que es jugar una final desde hace 32. Pero bueno, por fin ha pasado el dia de pensar en que estaríamos allí.

Hoy, el final de la videollamada de casi 4 horas con Javi, Karen y Alba ha sido con Pedro Sánchez y su comunicado de que los niños podrán salir a la calle a partir del 27 de abril. Una noticia que hace que veamos un poco más cerca el fin de esto. Cuatro horas de videollamada que han dado para mucho. Deseando volver a disfrutar de la vida, y creo, que ya se ve la luz al final del túnel.

¡¡¡¡¡¡Aúpa Athletic!!!!!!

Alba Rodríguez:

Deusto. 21 días. Aún quedan, como mínimo, 21 días de encierro con la prórroga que ha anunciado hoy Pedro Sánchez y que se alarga hasta el 9 de mayo. Mientras veíamos la intervención del presidente en directo, Elena ha dicho bromeando que pasaremos aquí su cumpleaños, que no es hasta el 9 de julio. Esperemos que se quede en una broma.

Mi padre me ha dicho, otra vez, que en cuanto yo se lo pida me viene a buscar. Ya le he dicho que no, que no solo es ilegal sino también amoral, aunque ganas no me faltan de poder ir a Cantabria a ver a la familia. Por lo menos tengo la suerte de tener acceso a internet y, por lo tanto, a Skype para poder hablar con ellos cuando quiera. Con ellos y con mis amigos, tanto los de siempre como las nuevas amistades que he forjado en el máster. Hoy he hablado con Karen, Oihane, Javi y Laura un total de, no os lo perdáis… ¡3 horas! Quién nos iba a decir hace un par de meses que cambiaríamos el descanso del café por videollamadas en pijama. Me parece que si me lo hubieran intentado explicar entonces no me lo hubiese creído.

Paula Soroeta:

Hoy habríamos jugado la ansiada final vasca y en mi casa se ha notado. Me he levantado al ritmo de nuestro himno y con todo el salón lleno de bufandas y banderas de la Real. Y cuando digo todo el salón es TODO el salón. Mi aita y yo hemos estado el día entero con la camiseta de nuestra querida Real puesta como no podía ser de otra manera. Como hubiéramos estado toda mi familia y yo en Sevilla, donde habría quedado con Oihane y Mikel para tomar algo antes de la final (después evidentemente no, sería muy peligroso). Recuerdo que cuando nos clasificamos Oihane me dijo que en Sevilla nos haríamos una foto, ella con la bufanda de la Real y yo la con la del Athletic. Creo que no lo pensó dos veces antes de decírmelo. Porque yo no toco una bufanda del Athletic ni aunque me estén pagando toda mi vida.

No quiero terminar este diario sin haceros una recomendación. Uno de mis mejores amigos ha comenzado hoy a colaborar con Cineverso, una página web sobre películas y series y hoy ha publicado su primer artículo sobre una de las películas de Indiana Jones. Me lo contó ayer de madrugada y la verdad que no puedo estar más contenta por él, alegra recibir noticias buenas cuando casi toda la información que recibimos últimamente es negativa. Así que os animo a todos los amantes del cine y de las series visitar esta página web y leer sus artículos. 100% recomendable.

Javier Cuesta:

Hoy he estado viendo la comparecencia de Pedro Sánchez con mi compañera y amiga Oihane Irazu. Poco después se a unido Karen Pinto. No es que hubiéramos quedado para ello, pero tras tres horas haciendo videollamada nos ha coincidido. Alba se ha ido poco antes de que comenzara, el internet se les ha caído en casa. En general, ha sido un buen día, muy bueno. Si cerraba los ojos podía imaginarnos en una terraza, tomando una cerveza como si nada hubiera pasado. El ‘descofinamiento’ de los más pequeños es un rayito de esperanza entre tanta desazón. Es un día para celebrar.

Pedro Ontoso:

Hoy por la mañana me ha llamado mi amigo Eloy, un leonés recio de San Pedro de Trones, con el que compartí habitación en Madrid cuando ambos estudiábamos Periodismo en la Universidad Complutense. Desde entonces mantenemos una gran amistad. Le operaron hace dos años de un cáncer de pulmón, que ha ido superando, y ahora ha pillado el coronavirus pese a las precauciones máximas que había tomado. De momento, tiene síntomas leves y está confinado en una habitación de su casa. Hicimos muchas risas recordando nuestros años mozos, como cuando asistimos al primer mitin del PSOE de Felipe González, en 1977, en el barrio de San Blas. Ibamos con chamarra de cuero y pantalones de pana y nos rompimos las manos de tanto aplaudir a Mitterrand. Mi amigo Eloy siempre ha sido un tío progresista y de izquierdas, pero ahora está muy cabreado con el Gobierno de Sánchez e Iglesias. Ha sido tal el caos que su test y los de su familia los ha tenido que pagar de su bolsillo en un laboratorio privado porque le daban largas pese a que era un paciente de altísimo riesgo. Ánimo Eloy, saldremos de esta.

Por la tarde me llama mi primo Josemari, de servicio en la embajada española en Moscú. Putin ha endurecido las medidas y ahora no puede disfrutar de las maravillas de esa ciudad. Le tocaba jubilarse estos días, pero tendrá que esperar, cree, un par de meses. Tendremos que posponer la celebración con una gran parrillada de chuletillas de cordero en su pequeña bodega de Gumiel de Izán, el pueblo de nuestros ancestros. Tengo ganas de volver por allí para hacer una ruta por los pueblos de la Ribera con paradas en bodegas legendarias, como la de Emilio Moro en Pesquera. Acudiré a nuestra alumna Berta para que nos abra puertas y barricas.

El día acaba con la comparecencia de Sánchez, que también es de los que se han cortado el pelo. Me quedo con el anuncio de que se aflojará la mano con los niños, aunque será un pequeño lío. Menos creíble me parece que el confinamiento se relaje a partir del 9 de mayo. Pero si es así, estáis todos invitados a mi cumpleaños, que es el día 11 de mayo.¡Qué gran regalo! Salud.

César Coca:

Otro sábado de confinamiento. Y los que faltan aún. El día ha transcurrido con la monotonía de los anteriores. Algún recado por la mañana, luego un rato de juegos de mesa; tras la comida y una pequeña siesta, algo así como tres horas de lectura, alguna conversación telefónica, media hora de ejercicio y una película para la hora de cenar (‘Una habitación con vistas’ de James Ivory, a partir de la novela de E.M. Forster). Por cierto, cuando he salido a los recados he visto mucha más gente por la calle que en sábados anteriores. ¿Casualidad? Puede ser. Pero me inclino a pensar que el confinamiento ya pesa mucho y la gente busca disculpas para salir y entretenerse un rato en el exterior.

Artículo del Diario de cuarentena publicado por los alumnos del Máster de Periodismo 2019-2020 y sus profesores de Producción Informativa.